jueves, 21 de febrero de 2008

Ultrasónica

En 2001 un grupo musical vigués marcó, en mi opinión, un verdadero hito en el panorama musical español y, por supuesto, un definitivo punto de inflexión en su carrera.


Tras una portada que mostraba una pixelada cara de muñeca rubia y con rojos labios se escondían 13 temas sorprendentes, con letras enrevesadas y profundas melodías que destilaban unos ambientes totalmente desconocidos (al menos para mí) en este país.

No es que todo lo que hubiera hecho antes Piratas fuera malo o que fuera radicalmente diferente a lo que presentaba en Ultrasónica, es más bien que su estilo se radicalizó hacia ritmos pregrabados, hacia atmósferas angustiosas o hipnóticas, inquietantes en cualquier caso.


Repaso los títulos de los 13 temas que completan el álbum y no encuentro ninguno prescindible, son todos ellos, para mí, auténticos himnos. Incluso ellos admiten que la pista 3, "Años 80", fue una canción hecha por encargo a petición expresa de Warner Music, quien veía el disco demasiado arriesgado, demasiado independiente, y quería incluir algo comercial; sin embargo también los propios Piratas defienden el tema pues creen que realmente mejora el conjunto del disco. Yo también lo creo.

Debió ser ésta una etapa de especial brillantez dentro de la formación porque poco después, a modo de disco de descartes, publicaron Sesiones Perdidas con una carátula que no es más que el negativo del frontal de Ultrasónica. En este disco se recogen otros temas que quedaron fuera de Ultrasónica y que demuestran la intensa creatividad que habitaba en las cabezas de estos cinco chicos de Vigo.
Dos buenos ejemplos de este Sesiones Perdidas son Si tú... y Espacio Denso.